Atribuyo mi éxito a esto. Nunca di ni tomé ninguna excusa.

Florence Nightingale
, enfermera estadística (1820-1910)

viernes, 1 de diciembre de 2017

Ortografía de calidad

La justificada preocupación que las autoridades académicas manifiestan, por el bajo conocimiento que los alumnos de Secundaria y Universidad demuestran de las reglas ortográficas y gramaticales, no es exclusiva, ni con mucho, de los tiempos que corren.
Como tampoco lo son las diversas reformas que se han propuesto para su mejora. Una de las más sonadas quizás, y polémica seguro, es probable que la recuerden ustedes.
La protagonizó el escritor colombiano Gabriel García Márquez ‘Gabo’ (1927-2014​), ya por entonces condecorado con el Premio Nobel de Literatura (1982), cuando en la primavera de 1997 y en la inauguración del ‘Primer Encuentro de la Lengua Española’ en Zacatecas (México), pidió la jubilación de la ortografía y la gramática. Tal como lo leen, con un par.

Además, lo del “bueno” de Gabo no quedó ahí. No. El escritor pasó a la acción aportando sugerencias e ideas y propuso, entre otras, suprimir las haches, unificar bes y uves y especializar ges y jotas.
Les cuento esto porque he encontrado en el escritorio informático (de mi ordenador, claro), en una carpeta (virtual, por supuesto), un archivo (de texto, ni que decirlo) que tengo desde hace muchos años. Cuando se lo transcriba podrán comprobar que dicho documento, bien podría ser la fuente de las ideas vertidas por el premio nobel.
Quien por cierto utilizaba, y de forma magistral, todas las haches, bes, uves, jotas y ges habidas y por haber, cuando le dieron el susodicho galardón. Dudo mucho que el colombiano hubiera logrado la calidad literaria y difusión comercial que alcanzó, sin ellas. Pero bueno ese es otro asunto, y nosotros estamos para lo que hemos venido, lo del archivo de mi computadora.
En esencia dicho documento no es más que una proposición de reglas ortográficas unificadoras y simplificadoras para la lengua española. Una medida que sin duda agradeceríamos en principio, muchos de los que estamos interesados, y tantos quebraderos de cabeza nos da, en el asunto éste de juntar palabras.
Además junto con la propuesta viene su aconsejado, por aconsejable, desarrollo. Una especie de puesta en vigor de las reglas que, dada su modernidad, se tendría que realizar de forma paulatina. Como en etapas, de las que en concreto hay tres (3).
Tan aperturista muestra ser su naturaleza y transgresor su carácter. Precaución. (Continuará)




No hay comentarios :