Amo demasiado a mi país para ser nacionalista.


Albert Camus, escritor y filósofo francés (1913-1960)

miércoles, 16 de agosto de 2017

¿Existe la Ciencia Bizarra? Científicos modernos y contemporáneos

(Continuación) Y naturalmente el genial y dinámico como científico, pero mezquino, huraño y neurótico como persona, Newton, el segundo de los hombres más importantes que ha dado la Humanidad y, quizás, el más decisivo en la historia (He visto más lejos que otros hombres, y es porque...). Lo suyo fue la dinámica celeste.
Un Newton que por cierto tuvo como némesis a todo un hombre de mundo, el elegante alemán Leibniz, que además de (co)inventar el indispensable cálculo infinitesimal con su enorme influencia en el desarrollo de la ciencia, fue también un destacado diplomático. Aquí, seguro que lo saben, hay tema del que quema.
En pleno siglo XVIII
A lo largo de esta centuria se agolpan entre otros científicos, el retraído y misógino, primer medidor de la constante de gravitación universal (G), Cavendish, cuya timidez llegaba a tal extremo que le impedía cruzarse, y mucho menos hablar con las mujeres que servían en su casa ¿Solución?
Construyó unas escaleras y pasillos por donde sólo ellas se movían y se comunicaba por notas escritas que les dejaba. Hay también otras anécdotas suyas que si yo les contara, por su enjundia humana digamos, hasta dudarían de su autenticidad. Un “hidrogénico” sin duda nuestro hombre.
Y cruzando el canal en un sentido y otro tenemos bizarros ejemplares en ambas orillas.
Para empezar al ‘padre de la química moderna’, nada menos que el poco afortunado en lo personal Lavoisier, de enorme influencia política y económica durante la Revolución Francesa, pero que no acabó bien por mor del invento de la guillotina. La “lagrangiana” cita sobre él retrata la gravedad del momento (Sólo un instante para cortar esa cabeza. Puede que cien años no basten para darnos otra igual).
O al atómico, matemático, meteorólogo y daltónico Dalton, porque han de saber que daltonismo viene de Dalton y que es cosa de hombres. También el niño prodigio en las cuentas, reconocido “príncipe de las matemáticas” después y siempre hombre distraído y enamorado, Gauss. (Padre, has hecho mal la cuenta, el resultado debe ser...).
Y como no, al hijo del herrero, el autodidacta contumaz y humilde Faraday, el gran invento de Davy, que devino en científico e inventor electromagnético y termodinámico. No sé si saben que fue Faraday quien en realidad fabricó el primer mechero Bunsen. No se fie de lo que dicen por los mentideros de las ciencias. 
Si no vean el caso del cirujano militar Barry o el secreto del doctor.
En el siglo XIX
Empezando por el evolucionista al final, poco prometedor estudiante en los comienzos, y viajero curioso y observador en el ínterin, el naturalista inglés Darwin, uno de los grandes sin duda. Continuando con el reconocido, respetado y homenajeado en el mundillo de las ciencias lord Kelvin, que no obstante tuvo sus sombras y penumbras científicas-tecnológicas, a la hora de predecir sobre el futuro.
Y claro no puede faltar en este prontuario bizarro de científicos el ‘buldog’ de Darwin y el polémico debate creacionismo vs evolucionismo de gran trascendencia. Me refiero al naturalista Huxley, T.H. naturalmente, lo digo porque los Huxley son toda una saga de eminencias.
El nuestro de hoy, T.H., sin duda un buen amigo y todo un perro de presa en lo dialéctico. (El Señor lo ha puesto en mis manos). (Continuará)




No hay comentarios :