Las leyes de la matemática no son meras invenciones o creaciones humanas. Existen independientemente del intelecto humano.

M.C.Escher
, artista neerlandés (1898-1972)

viernes, 18 de agosto de 2017

‘Avida Dollars’ (1)

Mediante este ocurrente y conocido anagrama hecho con el nombre y apellido de Salvador Dalí, y con su pública expulsión del movimiento surrealista, su líder y fundador André Breton pretendía saldar algunas de sus viejas deudas con el pintor. Algo que por cierto, sólo consiguió a medias. Verán.
Con el ácido y corrosivo anagrama escrito en un latín macarrónico, Breton definía a la perfección el apego desmedido del artista por el dinero. Y la verdad es que no andaba falto de razón, en esta denuncia de su mercantilismo. Sin embargo, y a pesar de intentarlo con todas sus ganas, no consiguió lo que pretendía. Y es que al pintor le hizo gracia el anagrama, es más, quedó fascinado con él. Tanto, que en su biografía reconoció sin inmutarse: “...se ajusta bastante bien a mis ambiciones”.
Con este guiño al ninguneo, Dalí dejaba claro que en esta vida no ofende quien quiere sino quien puede. Además, y lo que es peor, que podía quedar uno en evidencia, cuando lo intenta. Después de todo, y a pesar de tener razón con el anagrama, el escritor mostraba también su envidia personal. Su triste deseo de hombre inteligente por poseer lo que tiene el hombre original.
Y con su expulsión del movimiento el líder quiere desligarse y desligarlo, tanto de la nueva tendencia onírico-pictórica, del ya delirante y suprarrelista Dalí, como de la cadena de escándalos que protagonizó junto a Gala en los EE.UU. En su opinión ponía en peligro la credibilidad del surrealismo y puede que así fuera.
Sin embargo el pintor había conseguido, él solo y en pocos meses, lo que el escritor y su grupo no habían logrado en años: hacer del surrealismo algo real y tangible. Y por ahí es por donde sangraba la herida de la expulsión.
Una decisión surrealista sobre el surrealismo que tampoco afectó al genio de Figueras. Y como prueba este botón. Al día siguiente daba la siguiente y cumplida repuesta en prensa: “No me podéis expulsar ¡Yo soy el surrealismo!”. Y lo peor es que puede que fuera así. Genio y figura.
No obstante, con razón o sin ella, Breton no era justo. Dalí fue un artista capacitado para pintar con la técnica de Velázquez, tener tanta creatividad como cualquier maestro clásico y ser el único artista del siglo XX que mostró interés por los avances científicos y tecnológicos de su época.
Les hablo de disciplinas como biología, física, matemáticas, química, etcétera. (Continuará)



No hay comentarios :