Amo demasiado a mi país para ser nacionalista.


Albert Camus, escritor y filósofo francés (1913-1960)

domingo, 9 de abril de 2017

‘Madame Merian’

Un respeto por parte de Mutis más que merecido, si tenemos en cuenta el pionero y original trabajo científico realizado por María en distintos terrenos. Por cierto ahora que lo pienso, este ‘Madame Merian’ bien podría ser un precedente del einsteniano ‘Madame Curie’.
Una mujer singular
Para empezar, en su época era realmente raro que alguien, y menos una mujer, se interesara por los insectos. Tampoco era normal que los trabajos científicos se publicaran en alemán como lo hizo ella.
No debemos olvidar que en los albores del siglo XVIII, la lengua oficial para la ciencia aún era el latín.
Una circunstancia que sin duda alguna, le ganó el rechazo de los científicos de la época.
Además, junto al estudio de su Metamorfosis..., María, describió otros muchos detalles de la evolución y vida de los insectos. Como la dependencia que tiene cada oruga de un pequeño número de plantas para su alimentación, motivo por el que pone los huevos cerca de esas plantas.
Éste, a qué dudarlo, es el trabajo de una naturalista moderna.
Y por supuesto la idea de continuar su investigación en Surinam, para una observación en vivo de las especies, fue su mayor originalidad. Y es que hasta entonces, lo normal era coleccionarlas y estudiarlas ya muertas.
De modo que un viaje científico como el suyo no se entendía.
Normal que lo tomaran como una excentricidad y a ella como una extravagante. Lo diremos así por no entrar en detalles. No es que la Merian fuera la única mujer que se embarcaba en un viaje, por supuesto que no y que hubo otras.
Pero a diferencia de ellas, su motivo no era como el de estas otras valientes mujeres que, por amor a sus maridos, emprendían una navegación cargada de peligros: piratas, naufragios, enfermedades e inclemencias del tiempo. No.
A ella la animaba el amor por la ciencia y el afán enciclopedista. Lo dicho, una excéntrica.
Además su forma de clasificar los ejemplares fue también totalmente novedosa, tanto por lo detallista como por los criterios que utilizó. Por ponerles un ejemplo su clasificación de las mariposas en “de día” y “de noche” es válida aún.
Otras obras
Con anterioridad al Metamorfosis... de 1705, la Merian publicó en tres volúmenes la obra Nuevo libro de flores entre 1675 y 1677. Y dos años después La oruga, maravillosa transformación y extraña alimentación floral, en 1679.
Así que la obra de quien podemos considerar una importante pionera de la entomología abarcó, aparte del proceso de la metamorfosis, otros muchos detalles de la evolución y vida de los insectos.
Sin contar que sus dibujos de plantas, serpientes, arañas, iguanas y coleópteros tropicales están considerados en la actualidad como auténticas obras de arte, coleccionados por tanto por aficionados de todo el mundo.
En el terreno científico, gracias a ella, están identificadas seis plantas y nueve mariposas. Hoy día dos de estas mariposas llevan su nombre en señal de reconocimiento.
Pero no es el único reconocimiento que "la mujer que criaba insectos" recibió.




No hay comentarios :