¡Estoy salvado, pues aquí veo huellas del pensamiento!

Arístipo, filósofo griego (435-350 a. C.)

miércoles, 26 de abril de 2017

‘Lucy in the sky with diamond’. Letra y bioquímica (2)

(Continuación) Por otro lado y en lo que respecta a la letra, según ellos, en la misma no se hace alusión alguna ni a su consumo, ni al de ninguna otra droga. No. Nada por el estilo o que se le parezca. Durante muchos años los componentes del grupo han afirmado lo dicho hasta aquí. Y no es no.
En busca de (más) respuestas
El título fue tomado del dibujo que, con cuatro años, hizo el hijo de John, Julian Lennon, de su compañera del colegio, Lucy O’Donell. Se trataba de un sencillo dibujo de una niña pequeña en el cielo con estrellas. 
Ni más ni menos que el típico dibujo infantil con una casa, árboles y estrellas multicolores, sólo que la niña era Lucy, su compañera de la escuela.


Y parece ser que con lo que el niño le contó a su padre acerca del dibujo de Lucy en el cielo con diamantes, y la inspiración que al músico le había producido la lectura de algún que otro capítulo de los libros Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas (1865) o de su continuación ‘Alicia a través del espejo y lo que Alicia encontró allí’ (1871), que este punto no lo tengo claro, surgió la letra.
Lean a ver si se identifican con la explicación y me cuentan qué les parece.
“Era Alicia en el bote. Compra un huevo y el huevo se convierte en Humpty Dumpty. La dependienta se convierte en una oveja, y un instante después están remando en un bote nadie sabe adónde, y yo estaba visualizando todo eso. 
  También estaba la imagen de la mujer que algún día vendría a salvarme, esa chica con los ojos caleidoscópicos que llegaría del cielo”.
Lo que sí me consta con seguridad es que por aquél entonces, esas lecturas eran algunos de los libros de cabecera de John y que estos en particular fueron escritos por Lewis Carroll (1832-1898) diácono anglicano, experto en Lógica, matemático, fotógrafo y escritor británico.
De la letra y la música

Tras esto les decía, y según palabras del propio músico, en apenas ocho horas, y sólo con eso, nada de drogas, dejó casi hecha la maqueta de la canción, a falta eso sí de algunos arreglos. 

Unos arreglos algo complejos y típicos de las últimas composiciones, con las que estaba experimentando el grupo en esta época sicodélica.
Como seguro saben buena parte de la canción está en compás de tres por cuatro y va acompañada de la voz algo distorsionada de John, arreglos instrumentales realizados por George Harrison en su sitar y un piano electrónico también distorsionado que proporciona un toque más misterioso a la canción.

Sin embargo en el estribillo pasa al compás cuatro por cuatro que si bien no es del gusto de todos, la verdad es que no está muy depurado, terminó siendo un cambio pionero en el rock y que Los Beatles utilizaron en otras composiciones.
Y a todo esto no hemos dicho ni pío de la niña Lucy.
¿Qué se sabe de la pequeña Lucy Odonell?
De la primera parte de su vida, ligada precisamente a la canción ya hemos puesto negro sobre blanco algo, así que nada que añadir. No obstante hace unos pocos años, unos periodistas hicieron un trabajo de investigación y descubrieron que Lucy, por supuesto, no estaba en el cielo con diamantes.
Lucy O'Donell, la niña que se sentaba al lado de Julian en la Heath House School, en una entrevista que concedió a la BBC en el 2007, cuando el disco cumplió sus primeros cuarenta (40) años declaró:

“Cuando le dije a un par de amigos que la canción hablaba de mí, ellos contestaron: 'No, no puede ser, tiene que ver con el LSD'. Y entonces me callé, porque me daba vergüenza decirles que no sabía lo que era eso". (Continuará)



No hay comentarios :