La nueva interdependencia electrónica
reconstruye el mundo en la imagen de una aldea global.

Marshall McLuhan, filósofo y profesor canadiense (1911-1980)

miércoles, 21 de enero de 2009

¿Qué son las muelas del juicio?

Desde el punto de vista de la ciencia, poco tengo que decirles que ustedes de una forma u otra no sepan. Son los molares más traseros y están ubicados a cada lado de los maxilares. Pertenecen a la segunda dentición de los adultos y son los últimos dientes en aparecer.

Lo que por lo general ocurre cuando la persona tiene entre 17 y 24 años, que es cuando se supone que se comienza a tener uso de razón o juicio. Lo que no deja de ser una suposición, en algunos casos hasta osada. En cualquier caso, de ahí su nombre popular “muelas del juicio”.

Ya ven, como les dije, más bien poco.

También llamados terceros molares o cordales, como ya hemos dicho son los últimos en salir. Lo que plantea un problema. Cuando lo hacen la boca no suele tener ya suficiente espacio libre para acomodarlos. Y cuando eso ocurre pueden ocurrir varias cosas y ninguna buena.

Una, que los dientes queden retenidos. Bien atrapados por otros dientes o bien debajo de la encía, aprisionados por el mismo hueso. Poco importa eso. Son dientes retenidos que producen dolor e hinchazón en la zona.

Otra, que las muelas del juicio emerjan. Pero que lo hagan sólo parcialmente o, incluso, giradas. Lo que también pueden provocar un agrupación dolorosa y, en muchos casos, enfermedad. Como vemos un mal asunto.

Por eso, dado que los dientes extraídos antes de los 20 años tienen raíces menos desarrolladas y escasas complicaciones, se suele recomendar que las personas de entre 16 y 19 años, acudan al dentista para que el profesional evalúe la necesidad de extraer sus muelas del juicio.

Sin embargo, no a todos les salen las muelas del juicio. Hay excepciones. Se estima que un 10% de la población, entre quienes me cuento, no posee ya estas muelas y, por ende, se libra de este padecimiento. El restante 90% de la población tiene sus 32 dientes y un espacio mínimo para todos ellos, por lo que casi seguro que no se libran del padecimiento.

Es muy probable que con el paso de unos miles de años, ningún ser humano tenga ya estas muelas. Entonces, ¿para qué sirven las muelas del juicio?